Es muy importante que los profesionales de la nutrición conozcan acerca de la importancia de la inteligencia emociona, la cual es necesaria para ejercer, ya que muchas veces los pacientes recurren al nutriólogo por una cuestión de imagen, cuando en realidad el motivo principal de una buena alimentación debe ser la salud. 

Las deficiencias emocionales y mentales muchas veces se ven reflejadas en desordenes alimenticios, por eso es muy importante que los nutriólogos estén preparados para enfrentar y canalizar este tipo de problemas de forma objetiva. 

Por otro lado, manejar este tipo de problemas puede ser muy pesado emocionalmente, por eso el nutriólogo debe tener la inteligencia emocional necesaria para manejar cada caso con objetividad y no dejar que afecte su vida personal, para poder actuar de forma efectiva con cada paciente. 

 

 

También te interesa leer: Estudiar Nutrición, ¿me conviene? 

 

 

Es importante comprender el objetivo de la nutrición

Muchas personas acuden a un nutriólogo para ser asesorados en temas de alimentación, muchas veces motivados por su imagen física, para bajar de peso o ganar volumen muscular; sin embargo, es labor de los nutriólogos explicar que el principal objetivo de una buena alimentación debe ser la buena salud. 

Es cierto que por medio de la alimentación se pueden lograr objetivos específicos que son visibles corporalmente; no obstante, siempre se debe educar al paciente para que comprenda que la salud siempre va en primer plano, y los resultados físicos son una consecuencia o reflejo de un cuerpo sano. 

La salud emocional y su relación con la alimentación 

Las emociones y la alimentación tienen un vínculo muy complejo, ya que, así como la alimentación puede condicionar el estado de ánimo, el estado emocional puede influir en el comportamiento alimenticio, por eso es importante que los nutriólogos conozcan acerca de las aproximaciones psicológicas aplicables en los diferentes casos de los pacientes. 

Contar con inteligencia emocional y la empatía necesaria para poder comprender las afecciones que conducen a los hábitos alimenticios de los pacientes, como lo es la ansiedad o la depresión, es muy importante, ya que a partir de esto es posible diagnosticar un desorden o canalizar al paciente con el especialista indicado que le ayude a mejorar su salud. 

 

 

También te interesa leer: ¿Qué se aprende al estudiar Nutrición? 

 

 

Lograr el equilibrio emocional y alimenticio es muy importante

El nutriólogo, como profesional de la salud, debe cumplir con el papel de embajador de buenas prácticas emocionales y alimenticias, para que de esta manera logre educar a cada paciente con el conocimiento adecuado acerca del objetivo de la nutrición, que es la salud y no la imagen física. 

Sin duda la importancia de la inteligencia emocional para estudiar nutrición y ejercerla profesionalmente es muy alta, ya que esta permitirá un mejor desempeño de la profesión, siempre guardando los objetivos éticos que la salud y la alimentación exigen. 

Si te interesa saber más acerca de la carrera en Nutrición, te invitamos a explorar más artículos que tenemos en este blog, o escríbenos por WhatsApp, donde uno de nuestros asesores te brindará toda la orientación que necesitas. 

Clic para asesorarte ULC